Noticias

« Regresar

9 de agosto de 2016

El 74% de Gerentes Legales de empresas Top considera que los riesgos legales pueden afectar la continuidad de una empresa en el mercado

Una encuesta realizada por Miranda & Amado a Gerentes Legales de las principales compañías del país de diversos sectores económicos, revela que el 74% de los encuestados considera que los riesgos legales pueden tener un alto impacto en las operaciones de sus empresas al punto de afectar su continuidad en el mercado; a pesar de ello, un 44% señaló que no tiene ningún procedimiento para identificar, cuantificar y manejar estos riesgos en forma permanente o periódica.

“Hoy más que nunca es necesario que el empresariado en general se dé cuenta que el riesgo legal puede tener un gran impacto en las operaciones de sus empresas e incluso si no es bien manejado pueda sacarlos del mercado. Estos resultados te dicen que hay mucho trabajo por hacer y que los gerentes legales deben estar preparados para administrar estos riesgos”, dijo Juan Luis Avendaño Cisneros, socio de Miranda & Amado.

Avendaño explica que el riesgo legal es la posibilidad de ver disminuido el valor de la empresa como consecuencia del incumplimiento, cumplimiento incorrecto o inoportuno, de normas legales o de obligaciones de cualquier naturaleza, ya sea por desconocimiento o por mala redacción de normas o contratos. “Los riesgos legales pueden provenir de actos del propio negocio o de las normas y su aplicación”, puntualizó.

Resultados

La encuesta, aplicada a gerentes legales de 50 empresas de distinto perfil pero que son significativas para la economía peruana, señala que el 66% considera que el principal riesgo legal es el reputacional, que no es otra cosa que la imagen que tiene el público respecto del cuidado que tiene una empresa en cumplir con sus obligaciones legales y contractuales.

“Las empresas de mayor reputación son las que más se cuidan de incurrir en riesgos legales. Por ganar un contrato o generar ingresos, una empresa no puede poner en riesgo su buena reputación. Las empresas deben evaluar bien sus riesgos y no afectar la buena marcha del negocio con actos que afecten su reputación”, comentó Avendaño.

Según la encuesta, un segundo factor que origina riesgos legales en las empresas está en el incumplimiento de los contratos. “A veces, el empresario está contento porque consiguió un buen negocio pero olvida que el contrato que acaba de firmar contiene varias obligaciones que se deben gestionar. En realidad, es a partir de la firma que se inicia todo un trabajo en adelante pero a veces se olvida eso”, puntualizó.

Agregó que “hay circunstancias en las que la empresa debe adecuar ciertos procesos internos para no incumplir obligaciones contractuales o para no verse en una situación en la que determinado proyecto no puede llevarse adelante por encontrarse sujeta a ciertas restricciones impuestas por un contrato suscrito previamente. Si no se administra bien un contrato importante, existe el riesgo de que se resuelva un contrato y se pierda a un proveedor estratégico o, peor aún, a un buen cliente.”, sentenció.

Otro de los riesgos legales proviene del incumplimiento de obligaciones sociales, sobre todo en el caso de inversiones en el sector extractivo. “Recordemos que el tema de la licencia social para empresas de ciertos rubros es muy delicado, los abogados tradicionalmente no estaban involucrados en la gestión del riesgo social pero eso hoy está cambiando”.

Corrupción

Un dato revelador de la encuesta es que los gerentes legales son conscientes que otro gran riesgo legal está vinculado a casos de corrupción en que pueden caer las empresas. “La corrupción es un tema del que se habla mucho, pero al mismo tiempo se profundiza muy poco. Los resultados muestran que los gerentes legales consideran que la corrupción en la generación de negocios o en la solución de controversias es un riesgo importante que puede afectar seriamente el valor de la empresa”, comento Avendaño.

Agregó que el objetivo de cualquier empresa es generar negocios pero que corresponde al Directorio definir cuál es la ética de la empresa y cuáles son los límites dentro del cual pueden conducirse los empleados a todo nivel. Cuando esto no se hace, la reputación y el valor de la empresa se pone en juego cada vez que un empleado se encuentra bajo presión por generar un negocio, lograr un ahorro o ganar un pleito a favor de la empresa. Si el Directorio no le da un mensaje claro a ese empleado, la empresa queda a merced de lo que a ese empleado le parece que son los límites permisibles. Por eso, es fundamental que las empresas tengan un marco de actuación, con límites y esa herramienta es el código de ética o de conducta.

“Existen empresas en el Perú que ya cuentan con códigos de conducta y procesos internos para transmitir valores. El mensaje es muy simple, la empresa no paga coimas, no entra en la corrupción. Si eso se comunica e internaliza en todas las organizaciones, el riesgo quedaría significativamente acotado”, dijo Avendaño.

¿Cómo prevenir?

Si bien las empresas tienen siempre el riesgo de caer en incumplimientos legales, contractuales o a cometer actos de corrupción, hoy más que nunca es fundamental que esos riesgos sean evitados por los gerentes legales con un enfoque preventivo.

“Para gestionar riesgos legales es necesario conocer el negocio y tener bien identificados dónde están los riesgos de la empresa para poder anticiparse, administrar, actuar de manera preventiva y no reactiva, apagando incendios”.