< Regresar

La SUNAT rechaza gastos por gratificaciones extraordinarias compensables entregadas al cese de los trabajadores

Por Rocío Liu, Socia de Miranda & Amado

En recientes fiscalizaciones relativas al Impuesto a la Renta (IR), ilegalmente la SUNAT está reparando la deducción del gasto por gratificaciones extraordinarias compensables, entregadas por el empleador con motivo de la extinción de la relación laboral, bajo el entendido que no constituyen un gasto mientras no se produzca la referida compensación.Nos explicamos.

El primer párrafo del artículo 57 del TUO de la Ley de Compensación de Tiempos de Servicios (LCTS), señala que “(s)i el trabajador al momento que se extingue su vínculo laboral o posteriormente, recibe del empleador a título de gracia, en forma pura, simple e incondicional, alguna cantidad o pensión, éstas se compensarán de aquéllas que la autoridad judicial mande pagar al empleador como consecuencia de la demanda interpuesta por el trabajador.  Para que proceda la mencionada compensación, el mismo artículo 57 exige que el acuerdo conste expresamente en un documento.

Se aprecia que la LCTS solo prevé la posibilidad que el empleador se reserve el derecho de compensar el monto entregado al cese, con las sumas que la autoridad judicial le mande pagar en el futuro, de ser el caso. Nada dice la LCTS sobre la deducibilidad de dichas gratificaciones extraordinarias, pues ello concierne a las normas del IR.

En efecto, el inciso l) del artículo 37 de la Ley del IR prevé la deducción del pago de gratificaciones que se acuerden al personal, incluyendo los pagos que por cualquier concepto se hagan a los trabajadores en virtud del vínculo laboral y con motivo del cese.  El Reglamento agrega que el cese comprende la terminación del vínculo laboral bajo cualquier forma.

Por ende, como ha sido admitido en muchas resoluciones del Tribunal Fiscal e inclusive por la SUNAT, las gratificaciones extraordinarias pagadas durante o al término de la relación laboral son gastos deducibles para las empresas. Desde luego, ello no exime de satisfacer otros requisitos de ley (normalidad, razonabilidad y generalidad del gasto) y la oportunidad de su deducción.

Pese a la claridad normativa, la Resolución del Tribunal Fiscal 10485-4-2014 (RTF), ha señalado que “las gratificaciones otorgadas, con motivo de la extinción laboral de los trabajadores a título de gracia, con la indicación expresa que ésta tiene el carácter de compensable de acuerdo al Art. 57° del D.S. N° 001-97-TR (…) constituye una liberalidad del empleador y será deducible en la medida que se cumpla el supuesto regulado en dicha norma, es decir, que se compense con la suma que la autoridad judicial mande a pagar al empleador como consecuencia de la demanda interpuesta por el trabajador”.

Sobre la base de esta RTF la SUNAT está observando la deducción de las gratificaciones extraordinarias compensables, sujetándola a la ocurrencia de un hecho futuro e incierto, como es que el trabajador demande al empleador y la autoridad judicial le ordene pagar una suma al trabajador, que se compense con la gratificación extraordinaria otorgada al cese.

Lamentablemente, la RTF no contiene mayor análisis ni los fundamentos legales en que se sustenta. Sin embargo, no hemos encontrado otra resolución previa ni posterior en el mismo sentido.

En nuestra opinión, el criterio mencionado no tiene fundamento legal y se ampara únicamente en la escueta RTF, aunque esta no es fuente de Derecho.

Ello, porque la LIR no establece una condición tal para la deducción de la gratificación extraordinaria por cese. Pero, además, porque dicho pago tiene efectivamente la naturaleza de una gratificación extraordinaria, aunque con posterioridad, por virtud del mandato judicial, se compense con las sumas que el empleador deba pagar al trabajador por mandato judicial. Desde luego, si la compensación hipotética se llegara a dar en el futuro, ello tampoco afectaría la deducción del gasto por parte del empleador, porque se trataría en efecto de una suma pagada en virtud del vínculo laboral. Entonces, la compensación futura de la gratificación extraordinaria no es un hecho constitutivo de su deducibilidad.

Esperamos que el criterio de la RTF sea corregido. En cuanto a la SUNAT, cabe recordar que el error de un órgano administrativo, como el Tribunal Fiscal, no genera derecho -todavía menos en beneficio de otra autoridad administrativa- y que no resulta válido aplicar un criterio del Tribunal Fiscal sin previo análisis de su legalidad.